sábado, 15 de febrero de 2020

Los Picapiedra



Recordando los años de las utopías. Los muchachos, adolescentes lleno de suenos y futuro, cuando las lluvias de tarde en tarde, en mayo o las cabañuelas, sorprendían, los chicos salían a corretear, mojarse en las angostas y deterioradas calles que se convertían en todo un mar de agua por las riadas, producto de los torrenciales. Al final de las correrías, a casa a ver Los Picapiedra. Cuantos recuerdos, cuantos sueños perdidos. Aquí estamos finiquitando la segunda década del siglo XXI y los sueños de los adolescentes de ayer, como que se alejan, verdaderas utopías. La patria siguen esperando por un mejor porvenir, prometido por los lideres de entonces. Pero aquí estamos todavía con el hacha en la mano labrando caminos para ver si algún día los dominicanos podamos vivir y morir en dignidad tal como lo sonaron Duarte, Luperon y el profesor Juan Bosch.













No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

SI NO LEEMOS, NO SABEMOS ESCRIBIR, NO SABEMOS PENSAR

SI NO LEEMOS, NO SABEMOS ESCRIBIR, Y SI NO SABEMOS ESCRIBIR, NO SABEMOS PENSAR  Es así de contundente. Si no leemos, es difícil que podam...